Fingió ser mudo durante 12 años para zafar de un homicidio y perdió el habla

preso Tras ser detenido, el hombre debió declarar por escrito.
"Al no hablar, no iba a decir nada estúpido", declaró por escrito a la Policía un chino que fingió ser mudo durante 12 años para evadir la condena de una asesinato.
Identificado sólo como Zeng, tenía 33 años cuando en 2005 mató a un tío de su esposa, tras una pelea por 500 yuanes (unos 1400 pesos argentinos).
El asesino huyó y se instaló en otra provincia china, donde comenzó a trabajar en una obra en construcción. Además, se casó nuevamente y tuvo un hijo.
Para no ser descubierto, fingió ser mudo todos esos años. Pero la policía local sospechó de él por no tener documento de identidad y lo detuvo a principios de 2017.
Desde entonces lo sometieron a diversos estudios para determinar quién era. En octubre pasado le tomaron muestras de sangre y en un análisis de ADN descubrieron que su huella genética se parecía mucho a la de los padres de un asesino buscado durante 12 años.
Al final, Zeng finalmente confesó por escrito. De acuerdo con la Policía, tras permanecer tantos años sin emitir voz alguna, se le atrofiaron las cuerdas vocales.
Ahora enfrenta una posible pena de muerte, que es el máximo de castigo para un homicidio en ese país.