Mató a su exnovia, que lo denunció 17 veces por violencia de género

asesino12Fue en Formosa. El femicida la apuñaló en tres órganos vitales. La víctima murió el lunes tras dos operaciones. Denuncias, antecedentes policiales y nexos políticos.
Enzo Compte, de 27 años, aguardó cerca de la casa de su ex novia Vanesa Perachi, de 34 años. Espero que la hermana se fuera, irrumpió en el lugar y casi sin mediar palabra la apuñaló varias veces. El hijo más chico de la mujer, de tan sólo 6 años, presenció el domingo cómo el hombre dejó al borde de la muerte a su mamá. Un vecino la socorrió, la subió al auto y la llevó al hospital de Ingeniero Juárez. Allí le hicieron primeros auxilios. Luego, en Las Lomitas, la operaron. En la ciudad de Formosa ingresó a quirófano por segunda vez. La mujer, con heridas en un pulmón, en el hígado y en el intestino, no resistió: murió este lunes. El hombre se fugó.
No era la primera vez que Compte atacó a Vanesa. Alguna vez le pegó con un ladrillo; otra vez le quemó la cara. Ella, cansada de que la Policía no hiciera nada, se mudó a otra casa, una construcción humilde a metros del ferrocarril, para poner a salvo a sus tres hijos. El hombre consiguió su nueva dirección.
Nadie en el pueblo se sorprendió del femicidio: entre la víctima y su familia realizaron 17 denuncias y 22 exposiciones contra Compte en la comisaría de Ingeniero Juárez. Alejandro Perachi, hermano de Vanesa, denunció complicidad política y policial en TN.com.ar: "Su tía policía, Ramona Compte, siempre lo ayudó".
El femicida parece tener relación directa con el intendente de Ingeniero Juárez, Rafael Nacif, electo en 2015: no sólo es su empleado en la municipalidad sino que también es defendido por su abogado: Walter Cortés. Ni más ni menos. La mamá también trabaja allí. Y "Mono" Godoy, cercano a Nacif, sería su cuñado.
Compte, además, intentó el año pasado robarle a un puestero, le disparó en la cara y lo dejó en terapia intensiva por varios meses. No estuvo ni un minuto preso por ese hecho. Alejandro, en cambio, recordó que pasó once días en un calabozo por pelearse con un rival en un partido de fútbol entre amigos.
El asesinato de Vanesa dejó huérfanos a tres chicos, de 14, 12 y 6 años. La mujer, además, era el sostén de sus hermanos. Así lo contó Alejandro: "Mi mamá nos abandonó hace 14 años cuando murió mi papá. Mi hermana, a pesar de su diabetes, se hizo cargo de la familia. Nos daba de comer lo que no tenía para ella".
El hermano de la víctima, entre la impotencia por no poder evitarlo y el temor por la seguridad de sus sobrinos, rogó: "Queremos Justicia. Necesitamos que lo detengan para poder caminar tranquilos por la calle".