Monseñor Barbaro acompañó las celebraciones en honor a la Virgen de Luján en Tres Isletas

Obispo La comunidad de Tres Isletas honró a su Patrona, la Virgen de Luján, el pasado 8 de mayo. Centenares de fieles participaron en las celebraciones. El Obispo de la diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, Monseñor Hugo Barbaro, presidió la Misa central.
Bajo el lema: “Con María construimos la misericordia” la comunidad de Tres Isletas se preparó durante la novena con múltiples actividades y celebraciones. El lunes 7, cerca de la medianoche, un nutrido número de familias se acercó hasta la parroquia para saludar a la Patrona. En un profundo clima de oración y acompañado con cantos, las familias se acercaron hasta la imagen de la Virgen y depositaron flores a sus pies.
A primera hora del día 8, numerosas familias de la amplia zona rural que abarca la parroquia arribaron a la sede parroquial para sumarse a los festejos. Simultáneamente, representantes de las diferentes Instituciones locales participaron de la Santa Misa presidida por el párroco, padre Roberto González.
Por la tarde la celebración central inicio con una prolongada procesión donde se ha recorrido varias cuadras de la ciudad. Seguidamente, el obispo presidió la Santa Misa.
En la homilía, Monseñor Barbaro, hizo especial referencia a la historia de la Virgen de Luján y el Negro Manuel que le dedicó un especial cuidado por muchos años. Fue en ese tiempo que este servidor de la Virgen, asimiló actitudes evangélicas. Toda la gente que pasaba en ese lugar admiraba el cariño y el trato que tenía con la Madre de Jesús. Cada uno de los cristianos puede aprender del Negro Manuel a tener un mejor trato con la Madre de Dios y así incorporar virtudes evangélicas en su vida cotidiana. También destacó el valor de la vida desde la concepción y animó a todos a rezar a la patrona de los argentinos para que ante el clima de confusión que se vive en algunos sectores, triunfe la vida.
Luego de la Misa, los fieles pudieron saludar al obispo y mantener un momento de diálogo. Especialmente los jóvenes le comentaron sus actividades y proyectos y le dirigieron algunas consultas que el prelado contestó y compartió con ellos un momento de encuentro.
El párroco agradeció la presencia del obispo. Asimismo destacó el esfuerzo de muchos fieles para atender cada detalle y crear un clima de fraternidad y alegría entorno a la Santa Patrona.